#LaRutadelSastre n°1: GARCÍA VELLELLA - MY OLD SPORT

lunes, 27 de abril de 2015

#LaRutadelSastre n°1: GARCÍA VELLELLA

Con el objetivo de conocer los oficios que quizás muchos creemos perdidos, buscaré distintas tiendas de Viña del Mar y Valparaíso, que con su larga historia y trayectoria, han permanecido en el rubro del vestuario masculino. Escribiré estas publicaciones para que ustedes conozcan cómo se han mantenido en el tiempo  con su trabajo y cuál es su apreciación del hombre actual.
 

#Larutadelsastre número 1:

Desde pequeño, siempre me llamó la atención una tienda de la Avenida Valparaíso, en Viña, que cada navidad decoraba su pasillo de vitrinas de una forma muy elegante y llamativa. Nunca entré para conocerla, pero pasaron más de 16 años para poder entrar y conocer su principal trabajo; la sastrería

.

GARCÍA VELLELLA,  nace de Don Fidel García Vellella, quien llega desde España en 1910 y que funda en la década de los 50 la marca que hasta hoy, lleva su nombre. Hasta la fecha, ya han pasado tres generaciones que han mantenido su legado, un legado de elegancia y calidad, de un oficio pulcro, selectivo y asertivo.

En sus comienzo eran un depósito de casimires, donde vendían cortes de tela, enfocándose solo en lo textil, después pasaron a hacer confecciones, pero en serie. En esos tiempos, la confección en serie era lo principal del mercado, la gente no quería nada a medida, ya que la industrialización era revolución y moda. Luego, se dieron cuenta que no era la forma correcta, que todos somos diferentes y pese a la moda, confeccionar prendas a medida era lo que se debía realizar. Entonces, contrataron sastres, quienes con el poco stock, confeccionaban con las telas que Fidel García importaba desde Inglaterra, y posteriormente de Bellavista Oveja Tomé.

Luego de su largo trayecto en confección, hoy ofrecen a sus clientes un trabajo de asesoría, enseñando a cuidar la elegancia del buen vestir, entregando un traje que se adecue al cuerpo, estilo y gusto de cada cliente. 


Al llegar a la tienda, ubicada en el segundo piso de uno de los pocos edificios arquitectónicos de mitad de siglo XX que quedan, te envuelves de elegancia. La sensación al llegar es muy distinta a cualquier otra tienda, porque no ves una tienda, ves el living de una casa, donde cada habitación está llena de diseño.



En Garcia Vellella, podemos encontrar un stock de trajes, pero su especialidad es el trabajo a medida, donde puedes elegir entre más de 300 tipos y diseños de telas diferentes. Si bien la marca se asocia al estilo tradicional de sastrería, a la fecha se han acomodado a las nuevas tendencias y entregan trajes Slim fit para quienes buscan un estilo más moderno. Ellos afirman que la silueta del hombre ha cambiado, pero que aún muchos de sus clientes prefieren lo tradicional.




Si hablamos de sus clientes, muchos han mantenido la tradición de hacer sus trajes en García Vellella, formando un hábito que ha traspasado generaciones, es decir, abuelos, padres e hijos, han confeccionado y confeccionan sus trajes a medida en el mismo lugar.

En su proceso productivo, la línea base de confección es la calidad, siendo un sello que va en línea con el buen vestir. Mantener la calidad, es el factor diferenciador que ha destacado a García Vellella ante la oferta del retail, haciendo entender que un traje puede llegar a ser más caro por su calidad, pero la experiencia de usar un terno a medida vale el costo que se ofrece.




Sus materias primas cien por ciento naturales, logran que el diseño sea único. Su calidad se mira, se toca y se diferencia de inmediato. La amplia variedad de telas, rescata la nobleza textil representada por su composición, funcionalidad, durabilidad y belleza.

“LA TELA HACE POR TU ROPA, LO QUE TU ROPA HACE POR TI”

En su variedad de telas podrás encontrar casimires desde el título 100 hasta el 200, todas 100% lana y two plye; además de lana con cachemira, lana con seda, lino, popelina algodón peruano, tweed 100% lana, baby alpaca peruana, franelas 100% lana, franelas lana cachemira y sedas naturales.
En sus clientes, se ven hombres que no le gusta cien por ciento el retail y que prefieren calidad y buena atención. Atención personalizada, que acentúa el vínculo de cercanía, que existe entre el trabajo que GV entrega y lo que ellos desean.



En la sastrería destacan que el hombre que elige la marca, sabe que está optando por lo natural, por la calidad y se dan cuenta que los nuevos  clientes llegan porque aprecian los materiales nobles y el buen calce; creen que el hombre de hoy reconoce que la imagen es importante, que ya no es sólo la mujer quien se preocupa de su apariencia. Sus clientes sutilmente están siendo más atrevidos, mezclan colores y diseños, siendo algo que no solo se ve en su público joven. Es por ello, que la calidad de su confección, también va de la mano con la vanguardia.

Reconocen que hoy se encuentran en un mercado donde el cliente es más exigente, algunos investigan más y exige calidad en su proceso productivo, además de un resultado único. Por eso, nos invitan a tener la experiencia de andar con un traje a medida, a experimentar la comodidad única, de vestir una prenda hecha para ti. Es aquí donde contraatacan al retail, ellos entienden y explican que no podemos pretender vivir en un mundo estándar porque todos somos diferentes, desde nuestra anatomía, hasta nuestra identidad y gusto.



Después de contarme su historia y trabajo, me invitaron a ser un cliente, es decir, vivir la experiencia de pre-confección, donde Don Marcelo García (Vendedor hace 24 años) me comenzó a medir y explicar qué tipo de traje le viene a mi cuerpo. Como les comentaba anteriormente, todos somos distintos, y eso lo pude apreciar ya que me hizo entender que por mis medidas, nunca encontraré algo cien por ciento para mi en una tienda con stock, ya que mis medidas varían no acomodándose a lo estándar. Luego, me enseñó cómo el cliente puede elegir su tela, entre varios muestrarios que te pueden demorar varios minutos, claro que siempre acompañado de él, que te recomienda cuál es mejor según la ocasión que lo ocuparás. Finalmente, tus “deseos son órdenes” y llenan tu ficha para enviar a confección, que promedio se puede demorar un mes máximo.




Conocer a García Vellella, fue una experiencia única, donde disfruté aprender de sastrería, de un trabajo que le ha ganado al tiempo y a las tendencias. Quizás los llamados “oficios perdidos” no están tan perdidos, aún existen y sé que se encuentran en una época donde están volviendo a nacer. Puede ser que los años y la experiencia los ayude a sobresalir, pero la ventaja es clara, hoy como clientes somos muchos más conscientes de lo que usamos, exigimos calidad y exclusividad, que son el factor oportunidad para los oficios como la sastrería. 



- Conversando con Julian García Cano, actual dueño  -


Te invito a seguir el trabajo de García Vellella en sus redes sociales:
Fanpage: García Vellela
Instagram: García_Vellella
web: http://www.garcia-vellella.cl/



FOTOGRAFÍA: GIAN PAUL SAZO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario